DALI

DALI

DALI

Los viejos recordareis a aquel insólito personaje, provocador, inquietante, sorprendente, divertido, ingenioso, que nos mantenía, en la tele, embobados, escuchando sus excitantes “paridas” y que, en la época de Franco, era como una mosca en la sopa. 

Dalí ha sido uno de esos españoles, como Cela o Umbral, que eligen crear un personaje, al margen de su verdadera personalidad, para manifestarse al público. Es una fórmula que exige gran concentración para aparecer, siempre, ingenioso, pero que resulta muy divertida para los que les escuchamos.

Ha sido un caso único en el arte español y puede que en el de todo tiempo y lugar pues nadie, como él, ha dejado huella, tan importante, en tantas disciplinas: Pintura, dibujo, grabado, escultura, fotografía, cine, escritura, teatro, moda, diseño, escenografía, ready-mades y hasta fallero.

Empezó como todos, en aquella época, en que se abrían tantos caminos nuevos, ensayando todos y metiendo la cuchara en los platos de los otros; pero pronto eligió  el suyo propio, el mas arduo. 

A pesar de su famosa avaricia, que inspiró a sus rivales surrealistas, el ingenioso anagrama de “Ávida dollars”(Salvador Dalí), no se fue, como tantos otros, por caminos rentables y de mas camelo que trabajo, sino por uno que le exigiría extenuantes jornadas, en su estudio (pintó mas de mil quinientos oleos), trasladándonos sus sueños, no en manchas, ni en composiciones geométricas, sino en figuras y composiciones que exigían un trabajo tan delicado y minucioso como, pongamos, el del Bosco, maestro al que, mira por donde, se le puede comparar, en objetivos y en técnica. 

Pronto dejó bien claro ese propósito ambicioso, de su trabajo, adornandose con el singular bigote de Velázquez, que le acompañó hasta su muerte y aun después, ya que, con ocasión de su exhumación, su embalsamador pudo comprobar que el famoso bigote seguía marcando las diez y diez, en punto, como se propuso en vida.

Tambien, hay que adjudicar a Dalí, aunque no se si es un mérito, ser el primer gran vendedor de su obra. Digo esto del mérito, no por él, que ha sido un gran pintor y un gran trabajador, sino por el desgraciado éxito que ha tenido la fórmula, que ha hecho que el mundo artístico actual este ocupado por arribistas que dedican su talento, mucho mas escaso que el de Dalí, a enriquecerse en ese mercado de “listos”, especuladores, mercaderes de dinero negro, nuevos ricos y artistas aprovechados y poco trabajadores, que venden su mercancía, con escaso valor artístico, amparados en manidos mensajes que resultan ser, mira por donde, “recetillas” de lo politicamentecorrecto.

Pero aunque Dalí fue el inspirador de toda esta morralla, que el tiempo olvidará, espero, él fue un pintorazo, que además, como buen catalán, era el viajante de su propio trabajo y vendía y revalorizaba su propia mercancía. Después de agotadoras jornadas de trabajo salía del estudio a dar a conocer y ampliar el mercado para su propia obra. Y hasta fue, cuando empezó la guerra mundial, a conquistar el mercado americano, que le adoraba tanto como el adoraba al dólar. Vivió, allí ocho años dejando una huella imborrable.

Y hoy es el día en que, aunque nadie le puede negar su categoría de gran pintor, tampoco ocupa el altísimo puesto que se merece pues pasó por la vida sin hacer concesiones afectivas e ideológicas, sino todo lo contrario. En la lista de sus enemigos podemos apuntar: A su propio padre, con el que tuvo una mala relación, a sus maestros a los que negó su capacidad de examinarle y juzgarle, a su amigo, al que quitó la mujer, a sus colegas surrealistas, cuya disciplina y consignas despreciaba, a la Generalitat, a la que no dejó, en su legado, que fue a parar, entero, al Estado Español, ni un pequeño dibujo y a las ideologías izquierdistas, que tanto hacen por encumbrar a los suyos y denigrar a los contrarios, confesandose, nada menos, seguidor de Franco y de la Iglesia Católica mas popular.

Vamos, que, para bien o para mal, llevaba los bigotes bien puestos.

Jesús Carasa. Pintor y Escritor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *