EL ESPAÑEXIT

EL ESPAÑEXIT

            EL ESPAÑEXIT

Leo que los británicos, ante una eventual nueva consulta para reconsiderar su salida de la Unión Europea, votarían lo mismo, separarse de ella. ¿En que basan, los ingleses, esta reafirmación? ¿Está justificada por lo ocurrido desde entonces?.

Yo creo que el interés de la raza humana, su posibilidad de supervivencia,  está en los movimientos de unión y colaboración de las distintas naciones para poder resolver problemas comunes que, por separado, no tienen solución; pero, a veces, el interés egoísta de una nación va en dirección contraria.

Los motivos del nacimiento de la Union Europea fueron defensivos. Los países que se habían dedicado, desde su creación, a destruirse en guerras atroces, con la culminación del increíble siglo XX, establecieron un acuerdo que trataba de evitarlo en el futuro. Esto parece haberse logrado pero, mucho me temo, que la semiunion que lograron, en acuerdos posteriores, hace que, en cada nación integrante, se haya debilitado el resorte egoísta que impulsa a buscar la prosperidad, para su pueblo, dentro de la competitividad que el mundo exige y exigirá. Parece ocurrir que los unos por los otros, la casa sin barrer. Y esta falta de acicate parece sumir a Europa en una dulce decadencia que puede relegarla, cara al futuro, al papel que Venecia hace en el mundo. No se ve ninguna inquietud por estar a primer nivel en nada.

Vemos a Europa enmarañada en estériles pendencias políticas, que el comunismo, disfrazado de consignas de lo politicamentecorrecto, ha logrado encender. Es un rascarse las pupas, con las “recetillas” de lo “progre”, que impide que los dirigentes y los medios de comunicación se centren en el planteamiento y análisis de objetivos importantes en el terreno económico, militar y políticos. Otra vez lo del “sexo de los ángeles”. Ya sabeis, los políticos de Bizancio estaban tan ocupados discutiendo sobre el eventual sexo de los ángeles que no tenían tiempo para acudir a las murallas a defenderlas del ataque de los turcos.

Y ahora lo comprendo. Es el temor a verse involucrado en esa paralizante inactividad, lo que impedía a los británicos decidir su integración completa en la U.E., decidió su salida y ahora, su confirmación, en las encuestas de opinión. Esto y su ancestral arrogancia y desdén hacia “El Continente” , claro. 

Y vemos, en sus primeros pasos fuera de ella, indicios claros y a mi juicio, acertados, del camino que busca. Formar nuevas alianzas allí donde está su verdadera querencia, en su pasado, en su Imperio y en su idioma, que es un regalo, que le hemos hecho entre todos, para su relación con el mundo.

Leo, recientemente, que Australia renuncia al contrato con Francia para la construcción de submarinos nucleares y se une al bloque EE.UU.- Inglaterra para encomendarles el contrato y que Inglaterra se acerca a la India para una eventual colaboración. Son pasos para la construcción de un gran bloque de países anglófonos y de lo que fue el Imperio Británico. Si va por ahí, podemos convenir que su decisión no era ninguna locura ni excentricidad orgullosa, como suponíamos los europeos, sino una apuesta a ganador.

Y me permito aquí y ahora mi tabarra de siempre. España sigue siendo un pais con divisiones ideológicas que le harían, tristemente, volver a sus locuras del pasado si no contase con la disciplina de la U.E. por lo que no puede, como los británicos, prescindir de ella; pero tiene, como ellos y a diferencia de los otros países integrantes, el regalo que la historia le ha dado: Iberoamérica y su idioma.

Es ahí donde España tiene un gran futuro y aunque ocurre, como en los tiempos de la colonización, que los gobiernos están de espaldas a Iberoamérica, tendrá que ser el pueblo, como entonces, el que haga el trabajo.

Tenemos que poner en el haber del Rey Juan Carlos I el haber iniciado esa relación, que se admitía como de familia. Muchas empresas han ido detrás abriendo un camino que puede ser transitado, otra vez, por el pueblo llano. 

Ahí está nuestro gran futuro..… si lo queremos ver.

Jesús Carasa. Pintor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *