LAS COSECHAS DE POLITICOS

LAS COSECHAS DE POLITICOS

                                                 LAS COSECHAS  DE POLITICOS

La historia reciente de España demuestra, una vez mas, que cuando a un pueblo le desatan las trabas que coartan su iniciativa y creatividad, progresa sin límites, no importa la incompetencia de sus dirigentes, que nunca están a la altura. Tenemos ejemplos recientes en pueblos como EE.UU., Japón, Corea del Sur, Taiwán y el mas evidente y grandioso de China que acabó con la  mas cruel e incompetente tiranía de la historia con aquella frasecita del genial Deng Siao Ping: Gato negro, gato blanco …..que mas da, el caso es que cace ratones.

Tambien nuestro pais se puso en marcha después de siglos de atasco. Y no al salir de la Guerra Civil, pues los años cuarenta y cincuenta fueron, como los anteriores, de miseria y marasmo, sino a partir de los sesenta.

Y quiero hablaros de los políticos que hemos tenido desde entonces y que, una vez abiertas las compuertas, se encontraron, sin mérito ninguno, al frente del milagro que el pueblo produjo. Los primeros, sus mismos liberadores, los tecnócratas del OPUS DEI, que Franco puso al frente del gobierno el año 58. Diseñaron Planes de Desarrollo que no cumplieron, fielmente, lo planificado, pero que fueron superados por la riqueza y el trabajo que el ímpetu incontenible del pueblo producía. El mérito de Franco fue dejarles hacer incluso en el arrinconamiento de La Falange como sistema filosófico del régimen. El pueblo quedó sin trabas para crear su prosperidad…..a pesar de sus políticos, pues casi todos le han fallado.

El Rey Juan Carlos encauzó el sistema político para hacerlo homologable en el Mundo Libre  y fue respetado, por ello, durante muchos años, hasta que….acabado su trabajo y quizá asaltado por la idea de que no merecía la pena ser Rey si no se vivía como tal, se despeñó por el abismo borbónico.

Adolfo Suarez, la persona encargada por El Rey para manejar el cambio, lo consiguió, con gran habilidad, pero se creó tantos enemigos que le hicieron imposible la continuidad en tareas de gobierno rutinarias. Milagrosamente, él fue el primero en darse cuenta y mas milagrosamente, tomó la decisión de marcharse en el momento justo. Esa puntería y su gallardo gesto de jugarse la vida ante los secuaces de Tejero, que asaltaron el Congreso, le ha hecho merecedor del honor de ser el único Presidente respetado por todos y que ha salido por “la puerta grande”.

En que cielo vivirían sus sucesores, en la UCD, que presentaron, a las elecciones para suceder a Suarez, al arcángel Calvo Sotelo, que hizo su campaña electoral con fotografías en que aparecía interpretando nocturnos de Chopin. ¿En que país creería aquel buen señor que estaba viviendo?. Sacaron doce diputados.

Y apareció el Socialismo. Cuando oimos, ahora, pronunciarse a sus dirigentes, desde Gonzalez y Guerra para abajo, escuchamos a venerables padres de la patria que parece que no rompieron, nunca, un plato; pero, amigos, rompieron toda la vajilla. Aunque no les guste oírlo, todavía recordamos a Guerra clamando el “To pal pueblo”, después de la expropiación de Rumasa, el “Montesquieu ha muerto” y “A España no la conocerá ni la madre que la parió” que anunciaban intenciones nada democráticas.Y en estas distracciones, nos condujeron, como no, a la inevitable crisis socialista del 92, que arruinó a tantos y paró, en seco, el galope del pueblo en busca de su bienestar.

También estos, como no, salieron por la puerta de atrás, azuzados por la intrépida cantinela de Aznar “Váyase Señor González”. 

Aznar al que Fraga, en un insólito gesto, cedió el mando de su partido Alianza Popular, formado con materiales del franquismo que creía válidos para la nueva etapa. Convencido de su error y ante la imposibilidad de cambiar de temperamento (¡la calle es mia!), rebautizó su parto, A.P. por P.P. y se retiró a labores menos políticas y mas de gobierno. 

Aznar hizo una buena labor arreglando los desperfectos de Felipe y Guerra hasta que…… Me ahorro muchas palabras si me limito a recordaros su gesto de poner los pies encima de la mesa que compartía con Bush y Blair. Sufrió mal de altura.

Cuando parecía que el P.P. de Rajoy, ganaría las elecciones, el P.S.O.E. se las birló hábilmente y elegimos a Zapatero dos veces. También él nos ofreció su gesto definitorio al permanecer sentado ante el paso de la bandera americana. Tuvimos dos legislaturas de despropósitos y la consabida crisis económica final. Le debemos, nada menos, la vuelta atrás de La Transición y la elección de colaboradores con la fidelidad perruna como único mérito. Marchó, según él, a contar nubes, afición que nunca debió haber abandonado.  

Y, por fin, ganó Rajoy. Ha sido el Presidente mejor preparado y un orador de época. Pero amigos, creyó que metiendose en el despacho a arreglarnos la enorme crisis económica que el PSOE había creado y toreando, magistralmente, en El Congreso, la novillada de políticos nuevos, tenía larga vida política. Pero no calculó bien la erosión séctaria que Zapatero había causado,  ni la  juvenil audacia de los nuevos, ni los tejemanejes de los manoslargas  de su Partido. Salió, como los demás, por la puerta del fondo.

Y tenemos, ahora, la peor cosecha de políticos de la Democracia, que ya es decir.  No traen ninguna ilusión, solo ambición. Vienen a escribir su biografía y no la nuestra. Afortunadamente, estos salen mas rápido y el sufrido pueblo es capaz de soportar mucho peso muerto y vivo, pero amigos, quizá….. es demasiado aguantar.

Jesús Carasa. Escritor y Pintor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *