LO POLITICAMENTECORRECTO 2020 (IV)

LO POLITICAMENTECORRECTO 2020 (IV)

LO POLITICAMENTECORRECTO 2020 (IV)

—-LA RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL

Y cada vez es mas atosigante y abrumador el clamor de lo “politicamentecorrecto” demandando que es el gobierno, el Estado, el garante de su felicidad, el obligado a solucionar sus problemas y a dotarle de derechos, de la cuna a la sepultura, que le eviten toda zozobra. Y no solo derechos de juego democrático, que esos están, siempre, a nuestro alcance, sino de los que tienen respaldo económico, como si esto fuera posible en sociedades que están al albur, no solo de su propio esfuerzo y acierto, sino de la imprevisible acción de las otras naciones y su influencia en la nuestra.

Es el abandono de toda responsabilidad y la entrega total al Estado a cambio de…..la libertad.  Es el regreso al Paraiso dejando en la puerta la manzana del libre albedrío.

—-LA CULTURA Y EL ARTE

Tratan a nuestra cultura, literatura y arte, con la misma indiferencia y menosprecio, que a nuestra historia, con los únicos islotes, teñidos de ideología, de El Guernica y Garcia Lorca, como si no hubiera, en nuestra rica cultura, otras obras maestras que considerar.

El Arte es una actividad que, misteriosamente, acompaña al ser humano desde que su cerebro empieza a funcionar como distintivo de su especie. Nunca, ni en las peores circunstancias, la deja al margen. 

Los individuos que están dotados con el don de la creatividad producen obras  que tienden a ennoblecer nuestros sentimientos y a embellecer nuestro entorno. Es una preocupación que está latente en todo nuestro quehacer.

No es extraño, por tanto, que este movimiento se ocupe de ella y trate de colonizarla perturbando su cometido y aprovechando su penetracion en la sociedad. Es lo que, con la equívoca y adánica denominación de Arte Contemporaneo, nos quiere convencer de que todo lo anterior pertenece a una etapa rudimentaria y dedicada, superficialmente, a la decoracion,

Así vemos como hay, en los últimos tiempos, una deriva del Arte que pretende  priorizar “el mensaje” sobre la belleza y la emoción. Y claro, hay una caterva de arúspices que se dedican a desentrañarnos los intrincados mensajes ocultos en las obras. Mensajes que, quien lo diria, coinciden con las “recetillas” de lo politicamentecorrecto.

—FUERZAS ARMADAS

Se ha conseguido, afortunadamente, en nuestra sociedad occidental, un gran desprestigio de la violencia, que ha sido denominador común de toda nuestra historia; pero, al amparo de ese plausible rechazo, se pretende que este sentimiento, actúe, incluso, frente a la defensa propia. Se inculca que toda actitud beligerante de los otros es  consecuencia de la nuestra, por lo que nuestro desarme unilateral propiciaría el de nuestros eventuales enemigos. Como consecuencia, se predica, otra vez, un pánfilo pacifismo que busca anular todo gasto en defensa, considerándolo provocador además de injustificado o postergable, mientras existan situaciones de pobreza o necesidad. Y, también, se desprestigia toda colaboración, entre aliados, en la defensa conjunta, considerándolo un acto de supeditación, una abdicación de soberanía.

Se buscan aquellas ocasiones que puedan justificar una crítica a las fuerzas armadas y a las de policía, tratando de producir su descrédito, su debilitamiento y/o su inhibición. Propician actitudes que conducen a una situación de indefensión, en un mundo que sigue siendo muy conflictivo y peligroso.

—LA IGUALDAD

La lucha de la humanidad, durante dos mil años, para que, en buena parte del mundo, se acepte, que todos los individuos nacen con los mismos derechos, ha sido larga y cruel; pero, por otra parte, la naturaleza nos avisa de que, en lo tocante a entidad y personalidad somos, todos, diferentes, ejemplares únicos e irrepetibles. Las particularidades físicas de cada individuo nos lo recuerdan.

Y quizá, el sentido de nuestra vida sea sacar lo mejor que, cada uno de nosotros lleva dentro, en el cumplimiento de una “misión”, minúscula o inmensa.

Pues bien, este movimiento trabaja, machaconamente, sobre la “recetilla” de la igualdad que busca la uniformidad aun en contra de la misma naturaleza humana a la que pretende reformar, como otros movimientos, El Nacismo y El Comunismo, lo pretendieron en el pasado.

Y se acosa a todo el que destaca de esa masa amorfa que pretenden crear. Hacen que el mérito parezca, siempre, sospechoso. Lo niegan, lo ensucian, lo entorpecen o lo balancean con aspectos negativos que los envidiosos de guardia están siempre dispuestos a aportar.

Jesús Carasa. Pintor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *