LO POLITICAMENTECORRECTO VII

LO POLITICAMENTECORRECTO VII

LO POLITICAMENTECORRECTO VII

Penetro en campo minado.

Mi opinión sobre Zapatero es muy negativa. Creo que abrió una grieta tal en el casco del buque constitucional que difícilmente podrá seguir a flote y navegando sin someterlo a una seria reparación. No tanto del texto Constitucional como del espíritu que lo conformó.

Siempre había considerado que se trataba de “un verso suelto”, un político oportunista mas en busca del poder, sin estar enraizado en una ideología; pero su artera actuación de “mediador”, entre el gobierno y la oposición venezolana, colaborando, intensa y fielmente, a mantener al dictador en el poder, me lo hace ver de otra manera. Lo veo ahora, no solo movido por la ambición política o por intereses materiales “non sanctos”, sino como un político con un propósito de largo alcance, coherente, que quizá no sabe de donde viene pero que si sabe a donde va. Es, para mi, ahora, una pieza que me hace ver la composición del puzzle político contemporáneo mucho mas a mi alcance y me permite aclararme sobre el origen y motor de ese movimiento desestabilizador que es lo “politicamentecorrecto”, sobre el cual yo he escrito mucho.

Ya sabeis, aquellas ideas, inoculadas por el comunismo de la U.R.S.S., durante la “guerra fria”, que, acunadas por “intelectuales” y comunicadores occidentales venales, socavaban la moral del mundo democrático, trataban de derruir los pilares de nuestra civilización y sectarizaban a parte de la población,

Parte de la población a la que, contra toda evidencia, mantenían creyendo en el “paraíso comunista” a pesar de la protección de un “telón de acero” para que no escapasen los de “allí” y no para que no entrasen los de “aquí”. Una pseudoideología que permanece viva desde entonces y que, curiosamente, en los últimos años está alcanzando mas y mas vitalidad en el mundo occidental. Comprobamos, una vez más, lo que se puede hacer con la mente humana. 

En mi último escrito sobre este tema, expresaba mi asombro ante esta revitalización, sin poder concretar una opinión sobre el origen y eventual motor de este nuevo impulso. La U.R.S.S. no existe, China acepta, en su economía, el juego del capitalismo mas duro lo que la convierte en una dictadura mas que, quizá, algún día desemboque en una democracia de corte occidental y Corea del Norte es una tiranía hermética a la que no se le ve otra preocupación que la de evitar ser ella contaminada ideológicamente. 

El arriesgado protagonismo que asume Zapatero en la defensa de Maduro y la irrupción, en el mundo político español, de fuerzas autodeclaradas comunistas y con conocidas relaciones, de toda índole, con la dictadura venezolana, me hace cavilar de nuevo sobre el origen del nuevo impulso. 

Y la evidencia se abre paso. La idea comunista, en toda su ortodoxia, sigue viva en Iberoamérica. El Régimen cubano, después de tantos años y de tantas incitaciones al cambio, duras y blandas, ha modificado mínimamente su fórmula y ha seguido irradiando su ideología a los países vecinos tomando el gobierno de algunos de ellos. Conclusión: Creo que después de la caída de la U.R.S.S. el centro neurálgico de la idea comunista y sus planes de expansión han pasado al eje Cuba-Venezuela.  

Y ahora, amigos, ya no me parece una locura contemplar distintas piezas, sin aparente conexión, como partes del mismo plan: El profundo desmadre que se está produciendo en el mundo occidental corroído por lo “politicamentecorrecto”, la penetración ideológica y política en los países iberoamericanos en los que tienen posibilidades de conquistar el poder, como ya lo han hecho. 

Y también en España, pais iberoamericano, al fin y al cabo, en el que vemos al movimiento comunista, disfrazado de lo que haga falta, contaminar ideológicamente al P.S.O.E. y venderle los votos que necesita para gobernar, tan caros, que le han hecho llegar a formar parte de su gobierno y alcanzar una influencia decisiva en la formulación de su política y de sus pactos.

Con el infantil pero eficaz invento del “progresismo” y la “ultraderecha” han logrado el objetivo de Zapatero: Hacer de los adversarios, enemigos a exterminar. 

Y en eso estamos.

JESÚS CARASA (30-7-20) PINTOR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *