LOS OTROS

LOS OTROS

  LOS OTROS

Recientemente he escrito un artículo titulado LAS IZQUIERDAS y otro LAS DERECHAS y siempre ha estado en mi ánimo escribir un tercero sobre las personas que no se sienten ligadas a ninguna de las dos tendencias y que están dispuestas a votar a una o a otra, según las ideas o personas que propongan, o..…a no votar.

Titularlo EL CENTRO, no viene al caso, pues mis ideas no van por ahí. Cuando se me ocurre titularlo LOS OTROS, me parece un sorprendente y atinado hallazgo, que acepto enseguida pues, ese título, trae a mi cabeza la inteligente película de Amenabar y se me ocurre que el contenido de mi artículo bien pudiera ser como la moraleja que yo aporto, de mi cosecha, a su fábula argumental.

¿Os acordais?. En una situación fantástica conviven, en la casa que habitaron, personajes vivos con otros que, al morir, han pasado a otra dimensión. Estos, al descubrir a los “fantasmas”, llegan al convencimiento, equivocado, de que ellos son los vivos hasta que la realidad les demuestra que los vivos son….los “fantasmas”, LOS OTROS.

Pues bien, yo creo que la clase política de hoy y de siempre, los reyes, los  tiranos y presidentes, las derechas, las izquierdas y el centro, sois los muertos que os creeis los vivos, que pretendeis mantener a la sociedad, con las cortinas echadas, en el ambiente enrarecido de mentiras, sectarismo, odios y rivalidades sin tregua, que vosotros necesitais sembrar y cultivar para, en el rio revuelto, usurpar y detentar, continuamente, el poder, que a ella pertenece.

Y nosotros somos LOS OTROS, los vivos, los que vosotros quereis que asumamos el papel de muertos y que hemos hecho de todo para evitar esa rapiña y conseguir  ser los dueños de nuestras vidas y nuestros destinos.

Si, hemos hecho de todo para evitarlo. Os hemos matado de todas las formas imaginables, decapitado, envenenado, acuchillado, fusilado, colgado; os hemos apresado, derrocado, destituido, desterrado; os hemos obligado a promulgar leyes y a respetar Cortes y Parlamentos; hemos creado sistemas políticos con todos los candados y precauciones para que mientras ejerzais el poder, cuya duración pretendemos, siempre, limitar, tengais sistemas de vigilancia y contrapoderes que impidan que volvais a adueñaros de nuestras vidas y nos pongais a vuestro servicio.

Pero todo es inútil. Una y otra vez volveis a activar vuestras terminales de comunicación y propaganda con las que tejeis la tela de araña de vuestras patrañas, en las que enredais nuestra voluntad, la supeditais a vuestros intereses y nos obligais a ser LOS OTROS.

Somos los que miramos la política como algo ajeno, con prevención, con sospecha, con descrédito y……con desprecio.

Somos los que nos reímos, asombrados, de las tropelías que cometeis, las mentiras que decís y las promesas que incumplís, por las que nosotros y quizá vosotros, retiraríamos el saludo a todo quisqui.

  Somos los que seguimos con nuestras actividades de la vida diaria como si no existierais, pero obligados a estar pendientes de la política como de la meteorología, pues es vital saber si viene borrasca o anticiclón. 

Somos los que, aunque tenemos lleno el recipiente de nuestro asombro, sentimos caer el chorro que no cesa.

Somos los que escondemos, de vuestra caprichosa rapiña, los ahorros y el resultado de nuestro ingenio, nuestro desvelo y nuestro sudor. A veces con tan mala fortuna que pagamos por nuestros errores mas caro que si lo hubieramos robado.

Somos los que, cuando vamos a votar, nunca lo hacemos a favor de, sino en contra de, pues, el asunto, para nosotros, no es tanto el ser de derechas o de izquierdas, sino el de aceptar el juego o quedarnos fuera.

¿Y como será el futuro?. El futuro puede ser peor todavía, amigos. Nosotros hemos matado mucho para librarnos de sus cadenas pero también nos han masacrado a conciencia. Y hasta han intentado erradicar y cambiar nuestra naturaleza humana, anárquica y rebelde, para poder apacentarnos y estabularnos mejor.

Quizá, con las nuevas técnicas digitales y biológicas tengan mas éxito y dejemos, ya, de darles tanta guerra. El modelo puede ser Corea del Norte, donde si no se han empleado, ya, esas técnicas, no parece que vayan a tardar mucho en hacerlo.

Amigos mios, daos por jodidos.

Jesús Carasa (18-5-20). Pintor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *