¿SE CURA EL SEPARATISMO?

¿SE CURA EL SEPARATISMO?

¿SE CURA EL SEPARATISMO?

Penetro en campo minado.

Me hizo reflexionar y me quedó muy grabado, aquel dialogo entre Pedro Sánchez y Patxi López, cuando eran rivales, en que este, tratando de poner en evidencia la profunda inconsistencia e ignorancia de aquel, respecto a como conducir el tema del separatismo y el futuro de España, como nación, le espetó: “¿Pero Pedro, tu sabes lo que es una nación?”. A lo que Sánchez entró en balbuceos y no supo contestar. Y, ahora, lo tenemos al frente de la nuestra sin que sepamos si ha encontrado, ya, respuesta a aquella pregunta. 

Claro, parece fácil, pero no lo es. Si preguntáramos, habría tantas respuestas como españoles. La mia hubiera sido la de Ortega y Gasset: “Una nación es un proyecto sugestivo de vida en común”.

El gran maestro nos ofrecía esa definición, cuando analizaba, en su España Invertebrada, “nuestra decadencia” que, según él, se iniciaba a partir del siglo XVII. Y la achacaba a la falta de proyecto o a que este había dejado de ser, ya, lo suficientemente ilusionante.

Nos explicaba, allí, como lo que acabó llamándose España (Las Españas), nace del proceso de aglomeración de pueblos alrededor de Castilla, que es la que aportó el impulso, el proyecto ilusionante y…el dinero. De Castilla, no de España, que es resultado y parte de esa aglomeración.

Y nos aclaraba. tambien, como, cuando falta el proyecto y la ilusión, tras el reinado de Felipe II, comienza el proceso de desagregacion. Empieza por los Países Bajos y las posesiones en Italia y mas adelante, a lo largo de los años, se van desgajando, con o sin guerras de independencia, las naciones mayores de América y al final Cuba, Filipinas, El Sahara español y Guinea. 

Y ahora……Si, digo ahora porque Ortega y Gasset enmarcaba los separatismos como continuación de ese proceso de desagregacion de pueblos alrededor de Castilla, con el agravante, añado yo, de que, en el año 78, en plena borrachera de buenismo, desguazamos y arruinamos, voluntariamente, Castilla, la fuerza centrípeta de Las Españas, como inútil, inocente y….traidora ofrenda al separatismo. 

Descosimos España, para tratar de complacerles y con los retales compusimos un artificial e inoperante estado federal de diecisiete miniestados, cada vez mas difícil de gobernar y sin vuelta atrás como no sea a caballo de un hecho histórico, como una guerra o revolución. 

Y aquí estamos, a pesar de nuestro vasallaje, al borde del abismo de la desintegración total de España. Y vemos a nuestros políticos, de todo signo, cavando, ciegos, el foso de la separación a cambio de conseguir sus pequeños réditos electorales.

¿Qué se puede hacer, para mantener la paz y la unión, aceptando la realidad actual, imposible de revertir?.¿Como aportar, para el futuro, ese ingrediente ilusionante que pueda hacer de España un país gobernable y competitivo, en este mundo global?

Suiza sirve de ejemplo, en esto, como en tantas cosas, de como lo de “proyecto de vida en común” vale para superar dificultades de lengua (cuatro lenguas oficiales) y de costumbres, cuando se mantiene la voluntad inquebrantable, de permanecer juntos…….porque la alternativa es mucho peor.

La misma Europa se va construyendo como nación, imitando a la pequeña Suiza, aunque nunca lo reconocerá, asumiendo lenguas y costumbres y limando viejos odios y rencores. El futuro está por la unión y no por la desintegración.

La imagen del Presidente Sánchez, durante esta pandemia, presidiendo reuniones, en pantalla, de todas las Comunidades Autónomas, involucradas en la toma de decisiones que competen al conjunto, me dio la idea de como la tecnología moderna puede ayudar en la solucion. Un pais gobernado con las diecisiete autonomías y sus políticos aportando soluciones para el conjunto, sin la posibilidad de quedar fuera. Por ahí podría ir la solución.

Y hasta podríamos descubrir que El Senado se creó por la intuición de alguno de aquellos bienintencionados soñadores del 78 que, quizá, pensó que aquella Cámara podría servir de campo de juego donde dirimir las inevitables diferencias de aquellos miniestados.

¡Lo nunca visto!. Todos los españoles empujando en la misma dirección.

Jesús Carasa (30-12-20) Escritor y Pintor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *